John Charles: el gigante bueno

Umberto Agnelli, que acababa de tomar las riendas de la Juve y de la Fiat, quería devolver la fama de los 30 y principios de los 50, a la Vecchia Signora, tras 6 años sin títulos, y se gastó la fortuna dinástica para traer a los dos jugadores que entonces tenían la fama de ser los mejores de Europa y de Sudamérica: John Charles y Omar Sívori. Esta misma temporada 1957/1958, tras haber hecho 30 el año anterior con el Leeds, John Charles fue pichichi de la Lega con 28 tantos, Sívori hizo 22 y la Juve salió campeona. Dos años más tarde John Charles marcó 23 goles, Sívori 28, y la Juve fue campeona otra vez. Repitió título el año siguiente, además de ganar dos Copas, en esos cinco años pletóricos en títulos y goles.

John Charles esquivó ser boxeador, no le gustaba ver a su rival tumefacto. Llegó de las minas de Gales al fútbol, como defensa central por su alto tamaño y su habilidad con la cabeza. La cabeza que más tarde le iba a convertir como el mejor rematador del mundo... en ataque. Efectivamente en el Leeds, donde empezó a los 16 años, jugó 6 años de central, cuando su entrenador decidió por fin hacer de él un delantero centro, en 1953. Estos años de defensa y la llegada del catenaccio en Italia, que le devolvieron a casa prematuramente, impidieron que sus marcas fueran más impresionantes, aunque sean del nivel de los grandes delanteros clásicos.

Su mote de "buen gigante", a parte de su sabida desafección para la sangre del boxeo lo debe también a la ausencia de amonestación en toda su carrera y a un bello gesto en un partido de la máxima rivalidad, contra la Sampdoria, cuando se escapó de su defensa y se iba sólo a marcar. Su marcador yacía al suelo, lesionado, y entonces no era comedia dell´arte. Se paró y echó la pelota fuera, uno de los pocos ejemplos de deportividad y fair play espontáneo conocido a este alto nivel.

John Charles había agrandado su fama en el Mundial del 58 donde llegó por primera vez País de Gales, gracias a sus goles. Allí en Suecia, se enfrentó en el torneo mundial a Just Fontaine y a Pelé. El francés Just Fontaine, aún el máximo goleador de un Mundial, con 13 goles en 6 partidos, siempre cita a John Charles entre los mejores delanteros de la historia del fútbol.


Spal x Juventus (3 goles de John Charles)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada