Karl Heinz Rummenigge

Karl Heinz Rummenige fue el último de la estirpe de grandes delanteros nacidos en Alemania. Heredero de la tradición iniciada por Uwe Seeler y continuada por Gerd Muller, Karl Heinz Rummenige era un delantero letal como aquellos, pero adaptado a los tiempos modernos.

Poseedor de una gran técnica, Rummenigge unía a su demoledora capacidad de remate de cabeza la habilidad en el regate en sus dos piernas que le pemitía marcar también fuera del área.

Rummenigge llegó al Bayern de Munich en 1974, equipo en el que jugó 10 años, antes de emigrar a Italia, al Inter de Milán. A los seis años de llegar y junto a Paul Breitner formaron la sociedad conocida como FC Breitnigge, que le dio al Bayer el título de la Bundesliga. Rummenigge ascendió a la categoría de ídolo. Sus actuaciones en el equipo rojo le valieron al Bayer tres Bundesligas, dos Copas de Alemania y tres Copas de Europa, además de conquistar 2 Balón de Oro al mejor futbolista europeo en 1980 y 1981.En sus diez temporadas con los muniqueses que marcó 162 goles.

Con la camiseta blanca de la selección alemana, Rummenige debutó en la Eurocopa de 1980 y llegó al Mundial de España ya consagrado como estrella. En uno de los mundiales más disputados de la historia, en el que estaban Maradona, Platini, Zico, Boniek, Blokhin y Zoff, Rummenige lideró a su equipo hasta la final tras conseguir el gol que dejaba a Francia en la cuneta en semifinales. Sin embargo en la final, jugó lesionado y Alemania fue vencida por Italia.

Cuatro años más tarde, los germanos se volvieron a colar en la final contra Argentina. El veterano Rummenige tuvo una actuación destacada con un gol. Sin embargo, no pudo con Maradona y Alemania cayó derrotada por 3-2.

Rummenige figura en la lista de grandes estrellas que nunca consiguieron un Mundial. En su caso particular, Karl Heinz Rummenigge llevó a su equipo a dos finales, y en ninguna de ellas no pudo jugar al cien por cien. La misma lesión, de rodilla, le dejó fuera.

En 1984 pasó a jugar al Inter de Milán, y en 1987 al Servette de Ginebra, hasta 1989, cuando se despidió del fútbol en un partido que extrañamente convocó sólo a 2.200 personas.

Desde 1991, ocupa el cargo de vicepresidente de su club del corazón, el Bayern de Munich.
Fuente: Univision


Gol de Karl Heinz Rummenigge con el Inter de Milán

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada