Real Madrid [años 80]

Corrían los años ochenta. Felipe González, con unos años menos y el pelo un poco más largo, gobernaba un país que se quería parecer a Europa. En Madrid la "movida" no dormía y el alcalde, Tierno Galván, se subía al carro triunfal de ésta y proponía a la juventud un modo de divertirse que irritaba a los padres de la UCD y AP y a más de uno del PSOE.

Un grupo de cinco jóvenes, que ya había roto todos los registros en Segunda División con el filial del Real, el Castilla, ascendía de la mano de Alfredo di Stéfano al primer equipo del Madrid. Sus nombre, Míchel, Sanchís, Pardeza, Martín Vázquez y el estandarte, Butragueño, el Buitre. De este último tomó el nombre el grupo, enseguida bautizado por el periodista Julio César Iglesias como "la Quinta del Buitre". En torno a ellos el Real Madrid formó un equipo que todavía pervive en la memoria de los aficionados españoles.

Su irrupción significó una revolución cultural en el fútbol español, que superó el pernicioso tópico que lo limitaba a la furia y le abrió las puertas al buen fútbol, un camino que luego seguiría el gran Barcelona de Johan Cruyff. La importancia de la Quinta trascendió lo meramente deportivo y ha llegado a ser calificada como algo parecido al brazo deportivo de la "movida", esa ráfaga de aire fresco que despejó el Madrid posfranquista de la neblina que quedó tras 40 años de capital de la "Reserva Espiritual de Occidente".

El Real de la Quinta consiguió un gran número de títulos, pero no pudo alcanzar la Séptima Copa de Europa (o la primera en color, como se quiera). Esta circunstancia les reportó, a pesar de haber conseguido cinco ligas consecutivas, dos UEFA y varios títulos más, una fama de equipo de poco carácter e infectivo entre el sector troglodita del Bernabéu y el más mediocre y rancio de la prensa deportiva.

Sin embargo, y a pesar de quienes no escatimaron esfuerzos en denunciar su excelencia (fue criticada la serenidad de Sanchís, la elegancia de Michel, la clase de Martín Vázquez, la inteligencia de Pardeza y lo sublime del juego de Butragueño) ese equipo dejó una huella imborrable en toda la España futbolística, y todavía hoy es un referente entre los grandes equipos de la historia del Real Madrid. Además, y sobre todo, enseñó al fútbol español que era posible la belleza y el juego ofensivo también al sur de los Pirineos.
Fuente: Marcel Gascón Barberà

1 comentario:

Anonymous dijo...

MUY BUENA LA ENTRADA PERO EL REAL MADRID DE LOS AÑOS 50 DE DI STEFANO PUSKAS, GENTO... Y EL DE LOS 80 (ANTERIOR A ESTE) DE LAS GRANDES REMONTADAS CON JUANITO, SANTILLANA, CAMACHO... FUERON MEJORES EQUIPOS QUE ESTE
MUCHAS FELICIDADES POR EL BLOG QUE ES MAGNIFICO

Publicar un comentario