El da Luz de Lisboa

Había nacido en 1953 con este bello nombre. En los 60 y 70, en la época de Eusebio, Coluna, Torres, Costa Pereira, Simoes, se le hizo honor al nombre. El Estadio de la Luz llegó a ser el más grande de Europa en los 80 con 120.000 espectadores, gracias a la memoria de los goles y juego del gran Benfica de Eusebio. Se apagó la luz al paso de la evolución realista del fútbol europeo y del Benfica. En 1991, el estadio se ofrece una última noche luminosa, y bate su record de asistencia para la final del Mundial sub-20. La generación de oro de los Figo, João Pinto, Abel Xavier y Rui Costa vence a Brasil ante 127.000 espectadores.

Eusebio no debutó en su Estadio de la Luz de toda su vida. Eusebio debutó a toda luz, a los 19 años, en el verano 1961... en la ciudad de la Luz. Era el prestigioso torneo de París. El Racing Club de París invitaba entonces los Campeones de Europa y de América.

Santos dominaba Benfica 5-0 en la final, tras una hora de juego, con tres goles de Pelé... Eso era dominar entonces... El entrenador del Benfica, Gutman, se arriesga y lanza el joven Eusebio. A los cinco minutos marca su primer gol... a Gilmar, todo un campeón del mundo. No se lo cree el joven mozambiqueño. Quedan 25 minutos y Eusebio anota dos más... 5-3... Santos y Pelé resisten, incrédulos. Pelé anota su cuarto, y el torneo de París se lo lleva el Santos 6-3, con 4 goles de Pelé y 3 de Eusebio. Fútbol, artistas, espectáculo y goles, para los parisinos iluminados.

Estos 3 goles en la derrota contra el Santos y en un amistoso, son los que más recuerda Eusebio entre sus más de 700 en partidos oficiales. Ahora, Eusebio sería el goleador impenitente del gran Benfica de los años 60/70: 316 goles en 294 partidos de liga. En el estadio de la Luz, Eusebio fue entonces el PELÉ DE EUROPA. Balón de Oro en 1965, Bota de oro en 1968 y 1973. Goleador del Mundial 66 con 9 goles en 6 partidos. Con él en la delantera el Benfica ganó 16 títulos en 15 años, entre cuales la Copa de Europa 1962, 5-3 contra el gran Real Madrid y con dos goles decisivos de Eusebio.

El Maracaná bailaba con Pelé, el San Siro vibraba con Giuseppe Meazza y la belleza del Estadio de la Luz , era la de Eusebio, el Africano, la Pantera Negra. Se apagó la luz y derrumban el campo de juego de Eusebio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada